Casa Piedrabuena

La cerámica, en la casa Piedrabuena, adquiere diversas cualidades como  elemento relevante en la vivienda. La continua presencia de este material en el municipio y el escaso presupuesto sugería una propuesta que releyese su condición más material. En una parcela de dos metros y medio de fachada, el empleo de un adoquinado de barro prensado descolgado de los cantos de los forjados actúa como si de una cortina cerámica se tratase. Una cortina que oculta cualquier referencia al tamaño doméstico de los huecos y propone unificar las fachadas colindantes. La escala desaparece y la propuesta realza el nexo entre las edificaciones existentes. La disposición alterna de la pieza módulo a soga y sardinel dibuja una celosía vibrante y porosa. Vibrante es el juego de sombras arrojadas y cambiante, y porosa porque filtra la luz directa que penetra al interior de la vivienda sobre el paño vertical de vidrio tras ella. Esta luz es moldeada por las piezas de barro y recorren el interior de la vivienda con el paso del día. Cuando los rayos de sol no inciden directamente en la fachada, el juego de piezas abatibles y pivotantes ofrece una nueva relación entre el interior y el exterior.  Las diferentes posiciones retrasadas de los vidrios crean espacios intermedios como los zaguanes de acceso y terrazas. La fachada está presente en todas las estancias interiores, ya que la planta propone la diagonal como esquema de relación espacial: ampliando las distancias de una planta angosta y percepción de sus  límites. Y la posibilidad de humedectar las piezas cerámicas de forma periódica propone un sistema bioclimático de ventilación natural en el interior.  El aire que penetra a través de la celosía mojada eleva su humedad relativa y accede a la vivienda para mejorar la sensación de confort de forma gratuita.

La parcela posee una geometría compleja. Presenta únicamente 2,40 metros de fachada y un estrechamiento de casi 12 metros, para abrirse en el fondo de la parcela a un fondo de saco rodeado de muros medianeros de las edificaciones colindantes. En cuanto a la organización interior de las dos plantas y debido a la falta de luz natural en su interior por la geometría anteriormente descrita, se propone la apertura de tres grandes lucernarios que actúen como pozos de luz natural. De esa forma conseguimos resolver tanto la iluminación de la planta superior –vivienda- como de la planta inferior –oficina- por el forjado intermedio que no llega a encontrarse con los muros medianeros y es por ahí por donde la luz natural ilumina las salas de planta baja.

There is a crack in everything, that´s how the light gets in” Leonard Cohen

Los planos inclinados de la cubierta presenten en el salón, distribuidor y dormitorio adquieren cualidades diferentes a través del revestimiento. Los paneles de tablero OSB que reviste la totalidad de la vivienda sirven como cerramiento interior a modo de placa de yeso laminada pero con un comportamiento acústico mejor y un mantenimiento nulo. Sin embargo, el techo del dormitorio curvo y su continuación por una de las paredes se ha revestido de gresite color blanco brillo, de tal forma que cuando la luz incide en este plano se produce un juego de brillos y reflejos que pueden se acercan más al mundo irreal de los sueños que a las actividades diarias diurnas. El pavimento se ha resuelto con un pavimento continuo de hormigón in situ con el fin de abaratar costes como requisito imprescindible para la ejecución de esta vivienda.

En cuanto al presupuesto, la propiedad lo limitó desde el inicio a 900€/m2 y, a pesar de todo el desarrollo constructivo novedoso en esta vivienda, se ha conseguido mantener hasta el final. Estudiamos un sistema muy próximo a la prefabricación de la construcción sin serlo realmente, al reducir únicamente a herrero y carpintero los oficios principales de la obra y el 85% de los trabajos totales. Con esta solución obtuvimos los beneficios de la obra que se adecua perfectamente a los materiales, escala, contexto y uso particular de este proyecto además de la rapidez de ejecución y eficiencia económica propio de los sistemas prefabricados convencionales.

Piedrabuena House

Ceramics, in Piedrabuena house, acquires many qualities as a relevant element in the house. The continuing presence of this material in the municipality and the low budget suggested a proposal able to re-read its more material condition. In a plot of two and a half meters of façade, the use of an embossed clay slab, put off the edges of the floor slabs, acts as if it were a ceramic curtain. A curtain that hides any reference to the domestic size of the gaps and proposes itself to unify the surrounding façades. The scale disappears and the proposal enhances the link between existing buildings. The alternate arrangement of the module part to rope and on edge draws a porous and vibrant lattice. Vibrant is the play of shadows cast and changing, and porous because it filters the direct light that penetrates to the interior of the house on the vertical glass cloth behind her. This light is molded by the pieces of mud and they cross the interior of the house with the passing of the day. When the sun’s rays do not directly affect the façade, the set of swinging and pivoting parts offers a new relationship between the interior and exterior. The different delayed positions of the glasses create intermediate spaces such as the access hallways and terraces. The facade is present in all interior rooms, as the plan proposes the diagonal as a spatial relationship scheme: by extending the distances of a narrow plan and the perception of its limits. And the possibility of wetting the ceramic periodically proposes a bioclimatic system of natural ventilation in the interior. The air that penetrates through the wet lattice raises its relative humidity and gets into the house to improve the feeling of comfort for free.

Título del proyecto
Casa Piedrabuena
Emplazamiento
Piedrabuena (Ciudad Real)
Promotor
Privado
País
España
Fecha de proyecto
Abril 2017
Arquitecto
Moisés Royo
Colaboradores
Claudia Cerrada Isact
Blanca Muñoz de la Espada López
Ana María Sánchez Ruiz
Adelina de la Cruz Morillo

© muka arquitectura